JURISPRUDENCIA: (GC) Acoso laboral en ningún caso dar lugar a calificar como enfermedad como acto de servicio.

SENTENCIA: El acoso laboral por parte de un superior en ningún caso puede dar lugar a que se pueda calificar a una enfermedad como adquirida directamente en acto de servicio o con ocasión de él.

Roj: SAN 4325/2014 – ECLI:ES:AN:2014:4325

Id Cendoj: 28079230052014100589

Órgano: Audiencia Nacional. Sala de lo Contencioso

Sede: Madrid

Sección: 5

Nº de Recurso: 124/2014

Nº de Resolución:

Procedimiento: CONTENCIOSO – APELACION

Ponente: FERNANDO FRANCISCO BENITO MORENO

Tipo de Resolución: Sentencia

Fuente: CENDOJ.

Sentencia obtenida de la Base de Datos de Jurisprudencia del Consejo General del Poder Judicial para su divulgación, mediante autorización expresa, a través de la página web de acceso público www.principios-cop.es, con el fin de mejorar la formación de los agentes de la autoridad mediante el conocimiento de la jurisprudencia. Las resoluciones podrá obtenerlas a través del buscador público, en la página web www.poderjudicial.es. La presente sentencia no ha sido objeto de modificaciones o alteraciones de ningún tipo.

 

EXTRACTO:
“SEGUNDO: El objeto del recurso es determinar si es conforme a derecho la sentencia recurrida en cuanto anula la resolución recurrida que considera que la inutilidad del Guardia Civil don….es ajena a acto de servicio. El debate se circunscribe en definitiva a determinar si la enfermedad que motivó la declaración de inutilidad física del recurrente fue producida en acto de servicio o como consecuencia del mismo o en cambio tal como considera la Administración, la enfermedad padecida no es consecuencia de las vicisitudes del servicio. La cuestión planteada tiene gran trascendencia ya que si bien en ambos casos se pasa a la situación de retiro por inutilidad física, en el supuesto de que se considere la inutilidad como acaecida en acto de servicio se tiene derecho a la pensión extraordinaria de retiro articulo 47.2 RDL 670/1987, de 30 de abril ) y en caso contrario sólo se tiene derecho a la pensión ordinaria de retiro (articulo 28.2 c) RDL 670/1987).
La Administración del Estado en el recurso de apelación no discute que existiera una situación de
acoso laboral pero entiende que en esos casos no se puede considerar la inutilidad física producida en
acto de servicio, criterio que esta Sala comparte por cuanto aun admitiendo que existió una situación de
conflicto durante la prestación del servicio no permite entender que la patología que presenta fue ocasionada como consecuencia de la naturaleza del servicio desempeñado, sino sólo permite entender que fue el desencadenante de su patología tal como admite el Abogado del Estado.

En efecto todos los hechos que relata el Juez en la sentencia acreditadas a través de la declaración
de dos testigos consistentes en “acoso psicológico de un superior que de forma continuada ejerce sobre él una presión sustentada en la descalificación personal centrada en su aspecto físico (“gordo’?,. su aptitud profesional (“incompetente’? y su actitud hacia el trabajo (” vago’) y que le humilla ante otros, le condiciona a un cierto aislamiento laboral y social y le encomienda de forma arbitraria tareas cuyo contenido no se corresponde a la formación y actividad previa que el peritado había realizado hasta entonces” no permiten entender que su patología se causó como consecuencia de las vicisitudes del servicio, ya que como vicisitudes del servicio, hay que entender las que se producen como consecuencia del ejercicio de las funciones encomendadas como Guardia Civil, debiendo tener en cuenta que el hecho de que existan malas relaciones con el superior no permite entender que las posibles secuelas que se originen se han causado en acto de servicio, todo ello sin perjuicio de que si tal actuación del superior se considera antijurídica se puedan reparar los daños causados por la vía de la responsabilidad patrimonial, si se reúnen los requisitos establecidos para ello.

De la misma forma, en el caso de autos, la patología sufrida por el recurrente, “trastorno ansiosodepresivo” insertado en un trastorno de la personalidad, -dando por supuesto la existencia del acoso-, no la adquirió directamente en acto de servicio o como consecuencia directa de la naturaleza del servicio desempeñado, sino de una actuación ilegítima de un tercero.

Y dicha actuación del mando militar, podrá tener otras consecuencias, según nuestro ordenamiento jurídico, incluso trascendencia penal, pero en ningún caso, tal comportamiento puede dar lugar a que se pueda calificar a una enfermedad como adquirida directamente en acto de servicio, porque si hay algo totalmente ajeno al ejercicio de las labores o deberes que un militar ha desempeñar, son precisamente las conductas de acoso moral.

Así mismo, de forma general, hemos establecido que una cosa es el elemento externo desencadenante de la aparición de los síntomas de la enfermedad mental, que lógicamente ha de calificarse como elemento estresante, y otra que la enfermedad invalidante derive o traiga causa en el servicio. Supuestos en los que no cabe efectuar una traspolación del concepto médico “elemento estresante”, con el concepto jurídico de “acto de servicio ” en el sentido que dimana de la redacción del articulo 47.2 del Real Decreto Legislativo 670/87, de 30 de abril , por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Clases Pasivas del Estado.

Por todo ello, debe afirmarse que las lesiones sufridas por el actor, aunque las mismas hubieran sido
causadas por acoso laboral, no son derivadas o traen causa en el servicio.

Razones todas ellas que conducen a la desestimación del recurso de apelación

 SAN 4325-2014 – ACOSO LABORAL NO ACTO DE SERVICIO – INCAPACIDAD – GC

Comments are closed.